13 de septiembre de 2008

Día del Bibliotecario

Marcel Prevost dijo: "El Hallazgo afortunado de un buen libro puede cambiar el destino de un alma."


Fue establecido en la Argentina por el congreso de Bibliotecarios reunidos en Santiago del Estero en el año 1942. Corresponde al día 13 de septiembre de 1810, fecha en que apareció en la Gazeta de Buenos Aires, un artículo titulado Educación, firmado con el seudónimo Veritas, y casi con certeza redactado por el Dr. Mariano Moreno.

En la nota se exhortaba a numerosos patriotas a la donación de libros e informaba acerca de la orden de la Primera Junta de Gobierno de la creación de la Biblioteca Pública de Buenos Aires, después transformada en Biblioteca Nacional, por lo cual esta fecha reviste, sin lugar a dudas, un gran valor histórico y cultural.
El doctor Saturnino Segurola y Fray Cayetano Rodríguez, fueron los primeros bibliotecarios oficiales de la nueva era de la independencia de la República.
En 1954, por gestiones realizadas ante el Ministerio de Cultura y Educación, ABGRA logró que se precisara el alcance del artículo 2 del Decreto Nº 17.650/54, instituyendo el "Día del Bibliotecario" el 13 de septiembre de cada año.

El oficio del bibliotecario se encuentra indisolublemente unido al origen del libro como producto cultural que contiene el registro gráfico del conocimiento y como medio de comunicación a largo plazo.

Los griegos fueron los primeros en concebir la idea de la biblioteca pública, como un lugar de acceso a la información y a la cultura para todos.